17 oct. 2009

PRIORIDADES


Desde muy pequeño siempre me han dicho que en la vida siempre existen prioridades para poder sobresalir frente a los demás.

- Si quieres ser grande como tu papá has de comer muchas verduras y menos caramelos - me dice mi madre.
- Pero mami a mi no me gustan las verduras – respondo.
- Pues ni modo hijito si quieres ser grande y fuerte a comer verduras – vil estafa de una madre preocupada.

Cuantos estas en el colegio las prioridades cambian de cierta manera. Estas se direccionan a que vas a estudiar o en que vas a trabajar en el futuro.

- Si quieres tener dinero, tienes que estudiar una carrera que te dé frutos – me dice mi papá
- Pero ¡Pa!, no sé que estudiar, ni sé qué carrera me va a ser más conveniente – le digo.
- Ingeniería de Sistema es la carrera del futuro hijo, yo sé lo que te digo. Deja esas huevadas de nintendo y ponte a estudiar, si quieres ser un gran profesional.

Cuando eres profesional y tienes un trabajo, tienes nuevas prioridades, como por ejemplo leer libros aburridos relacionados con tu especialidad o leer ese libro que lo tienes en el librero esperándote por meses.

Asimismo, entre estas prioridades también se encuentran: trabajar hasta el cansancio para conseguir ascender rápidamente en tu trabajo o hacer lo que te gusta “escribir en tu blog”.

Pues con respecto a todo lo anterior mencionado, por mi parte que todas las prioridades se vayan a mierda, voy a escribir mucho más en el blog, aun que esto no necesariamente signifique que trabaje menos.