24 nov. 2009

CARTA DE UNA EX NOVIA

(...)

Anthony, todo está mal entre nosotros. Lo sé, así que mejor me preparo porque me dirás de todo para excusarte.

Estoy harta de tus “Amiguitas” que siempre juran y re juran con las mismas palabras de ser tus amigas de siempre. Ya me imagino que clases de amigas tienes tú… Y eso lo sabes mejor que yo.

Yo soy y seré muy digna para rebajarme a esta situación, en comparación tuya muchos de mis amigos me molestan con cosas tontas pero yo por respeto a ti nunca les hice caso y los ponía en su lugar. Quizás ellos únicamente querían una simple amistad pero yo siempre he pensado “A tu pareja le debes respeto”.

En fin Anthony, podrás decirme de todo para excusarte y como siempre trataras de decir que yo soy la histérica. La verdad no son celos, es una sensación de desconfianza que te tengo y no deseo que vuelvas a herirme el corazón y menos mi dignidad, lo siento pero este es el final.

Tu forma de entender y ver la amistad es muy distinta a la mía, tu forma de pensar, la forma que llevas tu vida, no la puedo entender.

Adiós Anthony, no me despido acusándote de nada, solo que ya estoy cansada de todo esto.

Tú pensaras mil cosas y me dirás “Bueno Fio, si así lo quieres…”, y esta vez yo te diré “Si Anthony, así lo quise”.

Adiós para siempre.

(...)


La carta data del año 2000, de Fio mi ex novia. Por lo cual hago la siguiente pregunta al respetable:

¿Inocente o culpable?

Crucifíquenme o sálvenme.


Pd: El que vota por mi inocencia ya tiene asegurado un pedacito de cielo en el paraíso.

2 nov. 2009

EL AMOR DESPUES DEL AMOR

Lima 15 de mayo de 2001, aeropuerto internacional Jorge Chávez.

Él la vio a los ojos llenos de tristeza. Pasó sus manos por el rostro y le dio un gran beso.

Ella lo abrazo con todas sus fuerzas como si nunca lo hubiera hecho.

- ¿Me amas? – Pregunta él.
- Te Amo – responde ella
- ¿Vas a regresar?
- Si – dice ella.
- Te voy a esperar – Le dice él.
- ¿Lo prometes?
- Tú eres el amor de mi vida. Lo prometo.

“Última llamada para el vuelo 153 con destino a Francia”

Caminaron de la mano hasta llegar a la puerta de embarque, se dan otro beso y se juran nuevamente amor eterno, sus manos comienzan a separarse hasta que la distancia de sus brazo y del último dedo es inalcanzable.

Se miran a los ojos, ella a la distancia con los labios le dice “T-e A-m-o”, él se queda viéndola hasta que la última parte de su ser se pierda entre el tumulto.

Nunca más se volvieron a ver.