31 ago. 2009

EL LÍQUIDO ESPECIAL


La pobreza es el producto de la desigualdad social que por diversos factores, como el desempleo, el nivel de ingresos, las políticas económicas, los bajos salarios, la educación, etc; vulneran a la organización como sociedad.

El grupo humano el cual está inmerso en este contexto sufre diversas discriminaciones y abusos por ser considerado un grupo que no tiene capacidad de opinión.

Pero, ¿Qué sucede cuando la pobreza es la que abusa de nosotros?

Existimos un cierto grupo en la sociedad el cual, nos encontramos entre la clase media baja que podemos pagar ciertas cosas y hasta de vez en cuando intentamos ayudar a los más necesitados, pero definitivamente no podemos pagar cosas lujosas.

El hecho de mi comentario anterior lo remarco por que tiene que ver con la historia la cual voy a contar.

Caminaba por las calles de la ciudad de Lima, conociendo su hermosa arquitectura que tiene el centro de esta ciudad, que por cierto no la conozco aún en su totalidad.

Aún desorientado por ser habitante nuevo de esta ciudad, diviso a un policia:

- Disculpe por donde puedo llegar a la Plaza de Armas.

- Mire joven, vaya por esta calle hasta llegar al jirón de la Unión camina de frente y llega a su destino.

Agradecido por la orientación sigo las indicaciones hasta encontrar al dichoso jiron de la Unión, el cual me dí con la sorpresa de que era una calle atiborrada de comercio y que según lo que me enteré esta calle en tiempos antaños fue la via más importante de la ciudad, caracterizada por ser la más aristocrática en donde se reunian los más celebres habitantes.

Andaba entretenido viendo las diferentes cosas que se publicitaban, en el transcurso de ir a la Plaza de Armas, hasta que un niño de aproximadamente doce años de edad con evidente traza de no haber comido por varios días se me acercó y me preguntó:

- Señor ¿le lustro los zapatos?

Puso una cara de tanta tristeza que me apeno mucho verlo rogar para poder brindar el servicio de limpieza de zapatos.

- Pues no sé, he lustrado mis zapatos hoy día – le respondo.
- No sea malo es para darle de comer a mis hermanitos – casi sollozando.

Con esas palabras me convencio para aceptar sus servicios, además es un servicio bastante módico que no cuesta más de un sol (moneda peruana).

- Ok, dale una limpieza rápida que estoy apurado.

Ni bien oyo estas palabra como alma que lleva el diablo, saco inmediatamente sus herramientas de trabajo para lustrar los zapatos.

El niño lustrabotas tenia una destreza y habilidad única para realizar esta tarea que me sorprendio tanto y me causo mucha simpatia.

Conversamos de diferentes cosas, como por que trabaja en la calle o si estudiaba, una conversación muy interesante a pesar de su corta de edad.

- Señor le recomendaria para que la lustrada quede mucho mejor le pongamos un líquido especial para zapatos - me aconseja.
- Dalé ponle lo que quieras – le respondo distraido por la conversación que teniamos.

Terminada la labor con una sonrisa enorme me dice que el trabajo estabá listo.

- ¿Cuánto te debo? – le pregunto metiendome la mano al bolsillo para buscar alguna moneda para pagar.
- Bueno la lustrada más el líquido especial – hace como si hiciera un cálculo mental - son diecisiete soles – con una cara de maldad.
- ¡Qué!, estas loco o que tienes niño – exclamo.
- Pues si amigo, precios son precios si gusta le enseño la cartilla.

En mi mente me estaba acordando de toda la familia del insecto que me queria estafar.

- Sal de aca mocoso no te voy a pagar tanto, si tu dichoso líquido especial es agua con detergente– le respondo cada vez más enojado.

- Ya, mire para que vea que soy bueno, págueme solo dieciseis cincuenta – me dice irónicamente.

- Tú estas bien huevon chiquillo, no te voy a pagar tanto por una lustrada de zapatos – muy enojado.

- Págueme, no le conviene no pagar, yo se lo que le digo – con tono de amenza.

Mientras tanto me doy cuenta que a mi alrededor se forma un grupo de lustrabotas casi de la misma edad.

Busco rápidamente en mi bolsillo cualquier moneda para cancelar la deuda, asustado por las miradas que tenia incrustadas.

- Toma cinco soles, no tengo más – le digo.

- Esta vez lo voy a dejar pasar, así que arranque, arranque antes que me arrepienta.

(...)

Definitivamente si un lustrabotas gana esa cantidad por servicio, está de más decir que he errado la carrera y mejor me hubiera dedicado a lustrar zapátos.

Para finalizar, quiero dedicar este último párrafo a ese chiquillo estafador, pues si bien la sociedad ha hecho que tomes ese camino, te recomiendo tres cosas:

1. Es cierto que la inflación a aumentado los precios de todos los insumos pero “se conciente ps varón”.

2. Si en algún momento piensas en expandir tu mercado, búscame podemos ser socios.

3. Y si no te gustan ninguna de las dos cosas anteriores lo único que me quedaría decir “Ándate a la M... chibolo hijo de P...”.

22 comentarios:

  1. esa estafa del lustrabotas es un clásico en el centro de lima, el año pasado un chibolo se la quiso hacer a mi pata (justo al más tacaño de la oficina), fue un mate de risa porque mi pata de asado casi le pega al chibolo que recontra achorado lo amenazó con su cajón, yo estaba a un lado que me mataba de la risa y lo grabé todo con mi celular jajajaja

    ResponderEliminar
  2. jajaja, cuando leia la primera parte, pensaba en que mañana mismo pasearia por el centro de Lima llevando no solo uno, sino dos pares de zapatos, pero luego mientras seguia leyendo que ese niño de pobrecito no tenia ni el pelo, h
    asi que mañana mismo me compro mi crema para lustrar mis zapatos yo mismita.Habrase visto!!!

    ResponderEliminar
  3. Joder con el niño. A veces esta gente ganan más de lo que nos imaginamos. Es buena idea lo de hacerte socio, jajaja...

    ResponderEliminar
  4. Es una pena que ya no se pueda creer en la verdad de la pobreza y que si en verdad ese dinero que uno le da con las mejores intenciones sólo sea para algún vicio. A mi me ha pasada que he querido darle algún alimento, pero ellos quieren plata :S

    es una cosa de locos

    bsos de esposa primeriza y Recién casada

    ResponderEliminar
  5. Por razones de tiempo hace algunos post anteriores habia dejado de contestar comentarios, pido mis disculpas del caso a los que buenamente comentaron mis post.

    EBP: Muy maleados son esos chibolos, despues parece todo gracioso jajaja. Gracias por tu comentario. Ahh felicidades por lo del premio.

    No te vayas a quedar: jajajaja te recomiendo que utilices el líquido especial es fabuloso (para dejarte sin dinero jajaja) besos. Gracias por pasar.

    Lara: Pensandolo seriamente ganan más que yo que trabajo más de 8 horas diarias. Y si es muy buena idea ser socio jajaja. Besos

    cari: Fuck You Chamaco!!!! Gracias por el comentario luchador.

    Fiore: A mi también me ha sucedido lo mismo. he visto llorar gente diciendo que tiene hambre pero que no quieren que les den comida sino dinero, es una lastima realmente. Gracias por tu comentario mi querida ya no recién casada.

    ResponderEliminar
  6. una ves le hicieron a mi tio algo parecido
    el por darle un chamba al lustra botas accedio pero este chibolo no decia bien el precio como k no se le entendio y mi tio ps escucho 1.50 y era k le habia dicho 5 soles plop!..

    aveces no da ganas d ayudar en serio!...

    ResponderEliminar
  7. gossssshhhh!!! bueno, por lo menos ese chikitin tiene futuro como CEO de alguna corporacion internacional dedicada a la transaccion de bienes y consumos, si o no?
    te apuesto que leyo tus mensajes porque dudo mucho que con esos precios no tenga ya una laptop con su wifi.
    mi recomendacion es que si vas al centro de lima otra vez, primero que nada, lleves un arma (puede ser una llave inglesa, una navajita tipo suiza, una tola o incluso una cadena para sostener la billetera) y lo mas importante: bastante plata para cuando te estafen porque eso pasa tooooooooooooooodo el tiempo.
    ojala no te vuelva a pasar eso si, pero mas vale prevenir que lamentar.

    ResponderEliminar
  8. justo ayer, en la parada del camión acá en el centro de gdl. me toco presenciar una escena muy desagradable, de un tipo que después de pedirnos dinero, amenazó a una chica que vendía frituras, porque no le quiso obsequiar unas... se puso feo el asunto.

    un abrazo Anthony

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Ya echaba de menos visitarte, siento haber tardado, estoy algo aletargada por las vacaciones...
    Me encanta tu blog :)
    Un beso,

    Lisa.

    ResponderEliminar
  10. Me cae que tienen una habilidad especial por hacernos caer... pero hasta los mas pobres tienen sus propias mañas para ganar dinero, somos humanos, tenemos cerebro, nadie se deja morir de hambre.

    Buen blog el tuyo, te sigo, saludos.

    ResponderEliminar
  11. Una lástima lo que cuentas, con esa actitud lo único que consiguen es que la próxima no les regalemos ni la mirada.

    Al respecto yo sí me he vuelto más dura que una piedra. He crecido caminando por las calles del Centro de Lima, y he visto casos como ese y mucho peores. Tanto así, que como te digo, me he vuelto una piedra, y no creo en nada ni en nadie, ni en la señora que con lágrimas en los ojos y con un bebe en brazos te pide plata (pero cuando le das una galleta te miran mal y te gritan ¡misio!).

    Ay Perú, cómo dueles en los labios...

    ResponderEliminar
  12. Hola, ANTOHNY.
    Qué gusto regresar a verte aquí.
    Ya volví de mis vacaciones. En mi blog te esperamos mis letras y yo.

    Un abrazo grande, amigo. :D

    ResponderEliminar
  13. A mi me pasó lo mismo, y aparte por estar discutiendo con el niño, perdí mi bus.

    Besitos!!!!

    ResponderEliminar
  14. Ciertisimo,
    linda entrada Anthony
    Un beso y gracias por pasear por mi blog

    ResponderEliminar
  15. Te Cago el chibolo, puta esos lustrabotas y los hijitos de las tias que paran echadas con su cajita de fruna son un cague de risa, te siguen y te siguen hasta que les compres y si no le compras te gritan TACAÑO!!!! asi que cuando yo voy al centro de lima ni cagando me lustro los zapatos y siempre llevo un caramelito y si alguien me quiere vender le digo sorry chochera pero ya compre.

    pa pendejos pendejo y medio :P

    ResponderEliminar
  16. SONRISAS DE MAñANA SALUDOS DESDE MI VIDA CON SOL

    ResponderEliminar
  17. X eso y mucho más, no lustro mis zapatitos en la calle...los llevo al zapatero en mancha y q ahí hagan su trabajo, para pagar lo justo y necesario xD

    ResponderEliminar
  18. Jo!!
    Que fuerte.
    Hasta donde hemos llegado..
    madre mia!!
    A mi jamás me han lustrado los zapatos ni pagare por ello!! dado lo que cuentas!!
    ja!!
    abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Yo lustro mis zapatos, pago mis impuestos y no llevo culpa que pagar.

    ResponderEliminar
  20. HOLA, SIN MUCHO TIEMPO PARA ELOGIAR TU BLOG... TE COMENTO QUE VOLVI A ESCRIBIR...

    SALUDOS...


    VAGINAS UNIDAS...!!!

    ResponderEliminar