23 jun. 2009

LA VAQUITA DEL ESTIÉRCOL DE ORO


La corrupción es la acción o efecto de corromper, es decir alterar o trastocar la forma de algo. En las organizaciones, especialmente en las públicas, es la práctica que consistente en la utilización de las funciones y medios de aquellas en provecho, económico o de otra índole, de sus gestores.

Actualmente el término corrupción es manipulado por gran parte de la sociedad para atribuir cierto hechos no aceptados moralmente por la misma, pero la gran mayoría de personas no nos damos cuenta de nuestros propios actos, que a pequeña o gran escala, termina siendo la misma corrupción.

Tal vez muchos me dirán, que lo actos corruptos en los que se clama por justicia por parte del pueblo, son actos que afectan a las masas y que los pequeños hechos malos no perjudican a muchas personas.

Tengo la convicción de que cada uno de nosotros se ha visto envuelto en algún tipo de suceso donde hemos participado directa o indirectamente en este mal.

Autoanalizándonos un poco, preguntémonos:

¿En que tipo de actos he participado donde la corrupción ha sido cómplice?

Hace algunos años atrás, uno de mis primeros centros laborales era una empresa pequeña pero con mucho movimiento económico, podríamos decir que era la gallina de huevos de oro de la industria pero para hacer más interesante el relato le diremos la vaca del estiércol de oro, por lo cual me sentía reconfortado por mi trabajo, ya que en esa temporada la empresa había obtenido sus mayores ventas desde el inicio de sus operaciones. No quiero decir que gracias a mi se dieron las ventas, por que no fue así. Ya me imagino yo tratando de vender a las vacas o tal vez el estiércol de estas, y ser proclamado el vendedor del mes.

Es aquí donde conozco a dos buenos amigos: Set y Sebastiani, en lo cuales nos vimos envueltos en un dilema moral por causa de la vaca del estiércol de oro.

Todo iba como viento en popa hasta que un día el Gerente de la vaca solicita hablar conmigo:

- Mira Anthony quiero se directo contigo en lo que vamos hablar
- ¡Dígame usted ¡

Con una expresión de desconcierto, por el hecho que muchas veces hablé con el grande de la vaca, pero nunca me dijo algo en ese tono de intriga.

- Tú sabes que nuestra Vaquita va creciendo cada día más y fruto de este crecimiento tenemos mucho más estiércol, pero existe un problema el cual me tiene muy preocupado…

Hasta ese momento no entendí nada de lo que intentaba decirme, por lo que solo afirmé sus comentarios con la cabeza.

- La cuestión es, mi querido Anthony, que los gravámenes del estiércol son muy altos y a mi parecer perdemos liquidez por culpa de ellos.

(Entiéndase liquidez por la capacidad de dinero que cuenta la empresa para afrontar sus deudas)

- Disculpe Sr. Vaca Grande de la Empresa, como puede decir usted que se pierde liquidez si lo que se paga por sus ganancias de estiércol es lo justamente legal y no puede dejar de pagar estos por simples suposiciones.

- Mira, no quiero ser ofensivo contigo pero simplemente no puedo pagar tanto, podría utilizar este dinero para invertir en algún otro negocio, así que por favor ve la forma en como pagar menos por nuestro estiércol, o sino conseguiré a alguien que si puede hacerlo.

Platicamos por mucho rato más, intenté por todos los medios que no se cometiera infracción alguna, le mostré casos donde se gozó de cárcel por motivos similares, pero ninguna de mis razones hizo que la vaca mayor cambiara de idea.

Muy mortificado por la conversación que acababa de tener, con unas ganas infernales de asesinar a cualquier vaca que se me cruzara en frente y de botar todo el estiércol a la basura, pensé en renunciar por motivos obvios, pero como mencioné en párrafos anteriores contaba con un equipo de trabajo por lo cual primero dispuse consultar con ellos, para saber sus comentarios con respecto al tema.

Mi equipo, tal como lo pensé, estuvo en contra de las ideas desatinadas de la gran vaca mayor, pero tampoco estaban dispuestos a seguir mi locura de renuncia, por motivos económicos; lo cual era razonablemente entendible.

Recomendamos evitar todo tipo de intento de fraude pero al parecer, la gerencia era reacia a que se ordeñara la vaca.

Tres meses después y sin ningún papel firmado por mi persona, que de validez a los actos realizados, conseguí nuevo trabajo; era hora de renovar y buscar una nueva vaquita que no de estiércol de oro.

Años después, supe que a la vaquita, la ordeñaron tanto, al encontrar tantas inconsistencias, apenas se podía poner en pie. Me dio tanta nostalgia por haber sido la primera empresa que quise.

11 comentarios:

  1. Bueno poco a poco se llega a mucho, los negocios vienen y van hay que saber cuando hacerlo también no es algo a la ligera....

    y esa metáfora de la vaca de estiercol de oro me dio risa jeje

    bsos de esposa primeriza y Recién casada

    ResponderEliminar
  2. Todo lo bueno viene de a poco, espero k estes bien.


    Kuidate
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. sera q no lei bien pero no entendi, lo voy a volver a leer

    ResponderEliminar
  4. La frase inolvidable que quedará siempre en mi es "La carga fiscal genera pérdida de liquidez" jajaja, coincidentemente aquel amigo tuyo se llamaba sebastiani, pero lo que si afirmo es conocer a un tal SET.
    Aquel estiercol fue tan solo una experiencia remunerada....

    ResponderEliminar
  5. El señor Vaca Grande como todo empresario sabe que el que no transa no avanza pesé a las consecuencias de sus actos... y ahi esta, la vaca se convirtio en puerquito.... afortunadamente conseguiste un nuevo empleo que te permitió salir con la cabeza en alto sin ser llamado a cuentas, no todos corren con tu suerte... respecto en sí al tema de la corrupción es lamentable que vivamos el día a día envueltos en esto que ya no respeta edades... por mi parte aunque siempre he estado en contra por ser una práctica que generamos todos (por eso no culpo solo a unos) he de confesar que hace años cuando estudiante hice un canje economico por creditos, en fin, era eso o punto en contra... jeje ni modo

    ResponderEliminar
  6. ajjaa clarooo


    io tb stoi d acuerdo


    :D



    tu hna!

    ResponderEliminar
  7. si ya lo se...en otros blogs aparece quehace 10 meses no escribo...no se como solucionarlo...de verdad!
    gracias
    lidia

    ResponderEliminar
  8. Fiore: Es cierto de lo negocios hay que tomarlos con mucha seriedad, después lamentamos nuestros actos malos. Gracias por tu visita.

    Meg: Pues si, todo viene de pocos. Gracias por comentar.

    Damian: jajaja sorry por tanta metáfora, espero que lo hayas comprendido después. Saludos.

    Sebastiani: Pues si mi amigo Sebastini, únicamente hay que saber cuando salirse. Los problemas son de las personas que no saben entender razones a pesar de todos los consejos. Gracias por tu comentario Sebas.

    Alma Rosa: Es muy cierto lo que dices, pero siempre hay que tener en cuenta las reglas del juego. Gracias por tu confesión, dime ¿No te sientes mejor acaso? jajaja. Un fuerte abrazo

    Hna: Supongo que estas de acuerdo con lo que escribo, por que tu eres más corrupta, jajaja. Pero eso es historia aparte. Besos TQM

    Lidia: Igual escribes muy bien. Saludos

    Luis: Casi todo!!! jajajaja bueno ok, de acuerdo con casi todo. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  9. Bueno amigo como siempre yo poniendo los puntos sobre las ies, esta vez me toca decirte ke algun dia no muy lejano a este tu tambien te apovechaste de esta vakita de la mierda de oro, si mas no recuerdo la escena tu compraste cierta cantidad de comida para vacas pero la cuentita salio unos pocos miles de soles de lo ke se facturo o me ekiboco?? jajaja
    besos bro!!!

    ResponderEliminar
  10. Giancarlo: Mi no entender, I don't speak spanish.

    Eso fue problema de la vaca no mio. jajajajaja besos bro

    ResponderEliminar